Al Liceo le faltan recursos

El teatro del Liceo demanda una aportación extra anual de cuatro millones de euros a las administraciones de su consorcio: Ministerio de Cultura, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona, si desea seguir siendo el teatro de ópera que es, según afirma su director general Roger Guasch.  

De dichos cuatro millones, tres debería aportarlos el Ministerio de Cultura, al que por estatutos le corresponde el 45% de las subvenciones públicas pero que desde la temporada 2012-2013 no ha ido más allá del 37%, según el Liceo. Desde el Ministerio se alega que la “complicada situación política” imposibilita tomar decisiones como una aportación extraordinaria. Pese a ello, destacan que Cultura hizo una aportación extra de 4,1 millones de euros en 2014 dentro del plan de viabilidad del teatro. “El Liceo debe obtener más ingresos por mecenazgo y buscar otras vías de financiación”, explican portavoces del ministerio que ponen como ejemplo el Teatro Real: “La dependencia del Real de las subvenciones es del 30% y la del Liceo bordea el 50%”. Y añaden que el Liceo tendrá los máximos beneficios fiscales al mecenazgo hasta 2019, medida extraordinaria aprobada por el pasado Consejo de Ministros. 

Actualmente el Liceo arrastra una deuda crediticia de 15 millones de euros y el obligado pago de las pagas extraordinarias atrasadas de tres años a los trabajadores, que obliga a una dotación extra de un millón de euros anuales hasta 2021.