Barcelona renuncia a los Juegos de Invierno del 2026

El Ayuntamiento de Barcelona ha hecho público durante la presentación de las conclusiones de la Comisión no Permanente del Consejo Municipal que ha estudiado la conveniencia de la candidatura Olímpica y Paralímpica a unos Juegos de Invierno bajo la denominación Barcelona-Pirineus en 2026, su renuncia a la candidatura porque no existe la certeza de que el proyecto reciba suficiente apoyo y tampoco se dispone del tiempo necesario para elaborar un proyecto ganador.  

Jaume Collboni, presidente de la comisión, ha destacado el hecho de que la decisión se haya tomado con el consenso de todos los grupos participantes (BComú, PSC, PDeCat, ERC y Ciutadans). Se mantiene abierta la posibilidad de proponer Barcelona como sede de alguna edición posterior de los Juegos, siempre que se ajuste a las nuevas directrices del Comité Olímpico Internacional (COI) y se asegure la viabilidad del proyecto. 

La aspiración olímpica que inició el exalcalde Jordi Hereu tenía como objetivo “revivir el sueño olímpico” en la capital catalana, pero ciertamente donde más hondo ha calado la candidatura es en el Pirineo. La alianza entre la capital catalana y las capitales pirenaicas, reforzada durante el mandato de Xavier Trias, todavía goza de importantes apoyos en comarcas como el Urgell o la Cerdanya. 

El informe de la comisión, creada el 24 de julio de 2015 y que ha celebrado siete sesiones de trabajo, sugiere también que, para una futura candidatura, sería necesario constituir una nueva comisión, liderada en esta ocasión por la Generalitat de Catalunya. “Asumimos el relevo que nos viene desde el Ayuntamiento de Barcelona y el Govern toma el liderazgo con entusiasmo”, ha proclamado el Secretari General de l’Esport de la Generalitat, Gerard Figueras añadiendo que acoger en el futuro los Juegos Olímpicos de Invierno “es un proyecto que permitirá vertebrar el país”.