Vueling invierte 15 millones en su transformación

La aerolínea de bajo coste Vueling está poniendo en marcha este año un plan para evitar el caos generado en el aeropuerto de Barcelona el pasado verano y que provocó la cancelación y retrasos de decenas de vuelos a partir del mes de junio. El presidente de la compañía del grupo IAG, Javier Sánchez Prieto, ha explicado que esa crisis puso de manifiesto “la complejidad” en la que se mueve la compañía, en especial en el aeropuerto de Barcelona, uno de los que registran más tráfico del continente durante la temporada estival. 

“El año pasado fallamos en la manera en la que dimos respuesta a los clientes. No falló nada en nuestros aviones, pero ante las ATC [regulaciones] y huelgas no supimos dar respuesta”, ha admitido Sánchez Prieto. Por ello, el plan va más allá del verano y, según los responsables de la aerolínea, se trata de un programa de transformación que, a la práctica, supone detener el ritmo de crecimiento que seguía la compañía para retomarlo dentro de dos años. Puesto que el plan estratégico hasta 2020 prevé un crecimiento medio anual del 7%, la aerolínea volverá a emplearse a fondo dentro de dos años con aumentos de dos dígitos. 

Estas son algunas de las medidas que está implementando la aerolínea dentro del denominado plan Vueling Next. Estas supondrán una inversión aproximada de 15 millones de euros, según el presidente de la compañía. Los responsables de la compañía son optimistas en cuanto a los resultados, y resaltan que la puntualidad media de la aerolínea se ha situado ya en el 80%, en línea con otras empresas de la competencia. 

La aerolínea se ha focalizado en convertirse en la compañía líder conectando España, en particular Barcelona, con el resto de Europa y hacerse fuerte en Francia e Italia.